Saturday, August 06, 2011

Entrevista a RAÚL FEROGLIO



¿Qué es para usted la poesía?

Una necesidad en momentos que no puedo predecir, un modo de expresión de lo que necesariamente tengo que decir. Una actividad que me acompaña desde siempre.

¿Podría usted contarnos un poco de su vida, de sus obras publicadas, sus premios, su actividad literaria?

Comencé en la década del 70 escribiendo letras para una banda de rock que integrábamos en la escuela. En tiempos en que volvía la democracia, 82 al 86 hicimos experiencia de revistas alternativas, simultáneamente participé de talleres literarios en Rosario. En 1990 publiqué, a través de una edición cooperativa, el poemario “Del pájaro y la lágrima”. En conjunto con músicos participé de diversos espectáculos y presentaciones donde recitaba mis poesías. Esta actividad se mantiene al día de hoy. Publicaciones de plaquetas de poesía, en revistas y diversos blogs. No participo en concursos.

¿Cuándo empezó a escribir? ¿por qué?

A los 11 años, en la escuela, escribí mi primera poesía. No sabría contestar por qué.

¿Cómo definiría a su poesía?


Es difícil. No mi poesía sino la definición. Uno de mis paradigmas al escribir es, como digo la letra de una canción, “lo hondo y lo sencillo”, es decir, tratar de lograr profundidad en la búsqueda sin utilizar rebuscamientos ni elipsis que dificulten la compresión. Para mi la comunicación es un eje fundamental de mi expresión. Si no me entienden no me comunico y sentiría inútil el esfuerzo de escribir.

¿Qué autores influyeron en su poética?

Mucho Neruda vivió conmigo en la adolescencia, los poetas del Nuevo Cancionero, Dávalos, Castilla, Lima Quintana, Tejada Gómez. También Juarroz, Gelman, Juanele Ortiz. Pavese, Pessoa.

¿Cuál es el fin que le gustaría lograr con su poética?

Lo que dije en la pregunta sobre definir poesía.

¿Qué poema elegiría usted si tiene que optar por uno en especial? ¿Por qué?

Uno se tienta a gustar de lo último, pero es necesario que decante. Juan Carassai, un poema que habla de un bicicletero de mi barrio, es tal vez uno de los que más gustan cuando leo en público.

¿Cómo ha cambiado su lenguaje poético a lo largo de los años?

Uno aprende a prescindir de lo que sobra. Concentrar el lenguaje de modo de ser menos redundante y buscar con los recursos que se tienen el efecto buscado.

¿Para usted se nace o se hace escritor?

Uno es el producto de lo que ha vivido. Las lecturas con mi abuelo a los 5 años, los libros que me llegaron, primero de modo pasivo, y luego las búsquedas, van modelando un lector que se va formando. Cuando esto coincido con una gran necesidad de expresarse, aparece el escritor.

¿Qué consejos le daría a un joven escritor/escritora que se inicia en este bello camino de la PALABRA?

No creo estar en condiciones de dar consejos, pero si tuviera que decir algo, esto sería profundizar la búsqueda, a través de las lecturas y el conocimiento del mundo, del arte, sus distintas expresiones. Tratar de volverse rico espiritualmente, cultivar el silencio y el pensamiento, y cuando no haya más posibilidades de seguir viviendo sin hacerlo, entonces, escribir.

¿Cómo ve usted actualmente la industria editorial?

Desconozco los pormenores de la industria editorial. La poesía nunca vende, y veo que abundan las ediciones de autor. Autores importantes que pagan sus ediciones para regalar después los libros. Una cosa es el arte y otra los negocios. En el caso de la poesía no viven juntos.

Si tuviera que recomendar un libro de poesía, prosa, cuento, novela etc ¿Cuáles recomendaría?

Memorias de Adriano, de Yourcenar. Obra poética de Pizarnik. La poesía vertical de Juarroz. En el aura del sauce, de Juanele, pero estos son gustos absolutamente personales.

¿Qué opina de las nuevas formas de difusión de la palabra, ya sea en páginas de Internet, foros literarios cibernéticos, revistas virtuales, ñusleter, blogs etc?

Me parecen útiles. Son una expresión de este tiempo que los poetas tienen que aprovechar si los acercan a sus lectores.

Por último ¿Quiere usted agregar algo?

Agradecer la gentileza y la caballerosidad que prodigas hacia los demás escritores. Muchas gracias Gustavo.


© RAÚL FEROGLIO

5 Comments:

Anonymous Anonymous said...

Me encantò la propuesta de Gustavo, es como entrar en la cocina de la poesìa y remuginare entre sus ingredientes. Por què, para què, de dònde surge, orìgenes, proscedencia. Una buena manera de acercarnos a nuestros poetas.Una buena manera para conocerte Feroglio. Gracias! Claudia Sanabria

8/07/2011  
Anonymous Anonymous said...

Evidentementem Gustavo es lo que los "que saben", llaman, un letrista, con mucha carga de subestimación. Como si fuera una categoría menor a la de poeta. El hecho es que letristas fueron y son: Discépolo, Homero Menzi, Tejada Gómez, Ariel Petrocelli, Hamlet Lima Quintana, etc. Por lo tanto, Gustavo, caminás la poesía en honorable compañía. Un abrazo

8/13/2011  
Anonymous Anonymous said...

Perdón por la confusión, el mensaje anterior, está dirigido a Raúl Feroglio

8/13/2011  
Blogger poesiadelinterior said...

Amigo Anonymous, considero a esos letristas como grandes poetas. Sin contar que hacer letras de canciones requiere un oficio diferente del de hacer poesías, todos ellos han escrito muy bien la poesía. Imposible recordar a todos a la hora de contestar, pero me hiciste acordar de los autores de tango, lo que han influído en mí, sin dudas. Gracias por tus comentarios.

8/19/2011  
Anonymous betty badaui said...

Hola Raúl, me gustó esa particular manera de pensar, con tanta frescura, es un gusto conocer tus opiniones respecto a la literatura. A vos, Gus, te agradezco estas comunicaciones.
Doble abrazo
Betty

9/17/2011  

Post a Comment

<< Home