Wednesday, October 11, 2017

Entrevista a RAFAEL VÁSQUEZ


¿Qué es para usted la poesía?

 Desde mi infancia, una necesidad. Las definiciones suelen ser esquivas. Me quedo con esta simple confesión. Luego, podré recortar y armar lo que comparto de otras opiniones.

¿Podría usted contarnos  un poco de su vida, de sus obras publicadas, sus premios, su actividad literaria?

 Mi vida fue bastante común: estudio, trabajo, lecturas, amor, hijos, nietos. Obras publicadas: diez libros de poemas, el primero en 1962, el último en 2016. Además un informe sobre el poeta Roberto Santoro, amigo secuestrado y desaparecido. Algunos premios. Citaría dos: la Faja de Honor de la SADE en 1964. El Gran Premio de Honor de la Fundación Argentina para la Poesía en 2014.

¿Cuándo empezó a escribir? ¿por qué?

 Empecé a escribir a los quince años, motivado por mis lecturas de poesía.

¿Cómo definiría a su poesía?

 Mi poesía es sencilla, lírica, coloquial, descriptiva, a veces intimista, anecdótica. Nace muchas veces de algo que me ocurrió o que pudo ocurrirle a otro persona.

¿Qué autores influyeron en su poética?

 Muchos y variables durante mi camino de escribir. Baldomero Fernández Moreno, Bécquer, Amado Nervo, Pedro Salinas, Miguel Hernández, Borges. Pero aparte la preferencia inicial, multiplicada poco a poco, no creo poder alegar ahora una influencia visible.

¿Cuál es el fin que le gustaría lograr con su poética?

 Que se me entienda y alguien pueda compartir lo que yo siento y digo. Cuando ocurre, lo considero el mejor premio.

¿Qué poema elegiría usted si tiene que optar por uno en especial? ¿Por qué?

 Nunca podría elegir un solo poema como tampoco escoger un solo poeta. Ni tampoco decidirme por un solo poema mío.

¿Cómo ha cambiado su lenguaje poético a lo largo de los años?

 Me resulta difícil ensayar un análisis sobre mi escritura. Tal vez mis últimos poemas son más breves, más concentrados; lógicamente por mi edad, menos cargados de futuro. Creo, sí, que mi último libro, “Pequeñas muertes, provisorios olvidos” (2016) podría ser una simple continuación del anterior, “Explicaciones y retratos” (2011).

¿Para usted se nace o se hace escritor?

 No creo en la herencia ni en el nacimiento como augurio de un futuro escritor. Pienso que uno se hace poeta por circunstancias indeterminables, por guías y lecturas, por preferencias que se afirman poco a poco, por el azar y el gusto que nos protege. A veces influye el ambiente o la tradición familiar. No fue mi caso.

¿Qué consejos le daría a un joven escritor/escritora que se inicia en este bello camino de la PALABRA?

 Un solo consejo: que lea. Y que, cuando comience a escribir, que insista con la escritura, pero que siga leyendo a los demás poetas.

¿Cómo ve usted actualmente la industria editorial?

 La industria editorial sigue con problemas económicos cada vez más serios. Hablo de lo económico porque la calidad de la industria argentina del libro siempre fue excelente. De todos modos, como poeta, ya estoy acostumbrado a pagarme cada edición.

Si tuviera que recomendar un libro de poesía, prosa, cuento, novela etc ¿Cuáles recomendaría?

 Otra vez, difícil elección. En poesía recomendaría un libro de Horacio Salas, o de Marcos Silber, Antonio Requeni, Laura Yasán, Paulina Vinderman, Beatriz Schaefer Peña, Rubén Balseiro, Horacio Preler, Máximo Simpson. Mis lecturas de prosa son ahora escasas, no quisiera arriesgar nombres.

¿Qué opina de las nuevas formas de difusión de la palabra, ya sea en páginas de Internet, foros literarios cibernéticos, revistas virtuales, ñusleter,  blogs etc?

 Conozco algunas. Las considero muy valiosas, porque permiten una difusión que actualmente sería imposible en la espera de la revista o el libro impreso.    

Por último ¿Quiere usted agregar algo?

 Que dure este trabajo valioso y esta página.



RAFAEL VÁSQUEZ

Entrevista a ORLANDO VALDEZ




¿Qué es para usted la poesía?

Sencillamente no sé qué es la poesía y no estoy en contra de una ni de otra como si acaso hubiera más de una, digo.
La poesía nos visita a todos más de una vez y el que la sepa vivirá y el que no que lo salve semejante lujo. 

¿Podría usted contarnos  un poco de su vida, de sus obras publicadas, sus premios, su actividad literaria?

Nací en Ramallo (1961)
(1962 a 1985), vivió en San Nicolás. Y desde (1986), vive en Rosario (Argentina).

Participé del

XVII Festival Internacional de Poesía (Ed. 2014) de la Habana, Cuba.
XIII FESTIVAL INTERNACIONAL DE POESÍA -ALBAPALABRA
MÉXICO - San Luis Potosí SLP - Octubre 2017
5° aniversario consecuente con la poesía de Rosario | Semana de las LETRAS y de la LECTURA 2013/15
39.° Feria Internacional del Libro de Buenos Aires. Abril/Mayo 2013.
Festival Internacional de Poesía de Rosario (Ed. 2012),
Tercer Festival Internacional de Poesía: "Grito de mujer" (Rosario)
Tres Jornadas de Escritores Nacionales e Internacionales. Mayo 2017 . (Rosario)
Feria Latinoamericana del Libro de Rosario (Ed. 2008),
XI Festival Latinoamericano de Poesía José Martí – Gabriela Mistral (Ed. 2005) de Valparaíso, Chile. 

Publicaciones

EL MEZQUINO TRAZO DEL ACTO (poesía). Ed. Laborde. Rosario, Argentina.1° Ed 2012 y 2° Ed. 2013
LA COBARDÍA FEROZ DEL SILENCIO (poesía). 1° Ed.Menta Producciones. Rosario, Argentina.2007 -
2° Ed. Laborde. Rosario, Argentina. 2017
EL HONDO SILENCIO DE TODA LOCURA (poesía). 1º y 2º Ed. Los lanzallamas. Rosario, Argentina. 2001

Participó en las antologías

CORTE AL BIES veinte16 - Gatogrillé Ediciones, Rosario 2016
RAPSODIA-ENSAMBLE DE VOCES -NOCTURNO - Ed. El Mono Armado 2016. Buenos Aires, Argentina
ABAT-JOUR - Ed. Gatogrillé Ediciones 2014. Rosario, Argentina.2014
20 AÑOS FESTIVAL INTERNACIONAL DE POESÍA DE ROSARIO. Ed. Espacio Santafesino Ediciones. Rosario, Argentina. 2012
FIN ZONA URBANA(poesía). Ed. Gatogrillè Ediciones. Rosario, Argentina. 2010
19 DE FONDO. Poéticas de la Construcción. Ed. Gatogrillè Ediciones. Rosario, Argentina. 2008
TEXTURAS. Escritores en imagen (formato CD). Ed. Área Literaria de la Secretaría de Cultura y Educación de la  Municipalidad de Rosario, Argentina. 2007
OTRO PASTO.Cinco poetas rosarinos. Ed. Fundación Ross. Rosario, Argentina. 2007
LOS QUE SIGUEN. Veintiún Poetas Rosarinos. Ed. Los lanzallamas. Rosario, Argentina. 2002
MUNDO POÉTICO (poesía bilingüe). Ed. Red Literaria. Buenos Aires, Argentina. 1999
POEMAS DEL SUR (poesía. Mención de Honor). Ed. Los lanzallamas. Rosario, Argentina. 1999
POETAS ROSARINOS.Ed. Universidad Nacional de Rosario, Argentina. 1

¿Cuándo empezó a escribir? ¿por qué?

Comencé a escribir el año  1987. Y lo hice como una búsqueda.

¿Cómo definiría a su poesía?

No sabría cómo.

¿Qué autores influyeron en su poética?

Juan Gelman, Olivero Girondo.  Alejandra Pizarnik.

¿Cuál es el fin que le gustaría lograr con su poética?

Que le sirva en algo a quien la quiera

¿Qué poema elegiría usted si tiene que optar por uno en especial? ¿Por qué?

No optaría por un poema

¿Cómo ha cambiado su lenguaje poético a lo largo de los años?

Muchísimo. Me gusta.

¿Para usted se nace o se hace escritor?

Cada vez que uno escribe un poema, nace. En todo caso, resucita.

¿Qué consejos le daría a un joven escritor/escritora que se inicia en este bello camino de la PALABRA?

Que empezarán a perder la vista desde el momento en que no quieran ver
y eso es suicidarse lentamente de soledad absoluta 

¿Cómo ve usted actualmente la industria editorial?

No la veo

Si tuviera que recomendar un libro de poesía, prosa, cuento, novela etc ¿Cuáles recomendaría?

EL MEZQUINO TRAZO DEL ACTO (POESÍA)

¿Qué opina de las nuevas formas de difusión de la palabra, ya sea en páginas de Internet, foros literarios cibernéticos, revistas virtuales, ñusleter,  blogs etc?

Que está bueno.

Por último ¿Quiere usted agregar algo?

NO. NO.




ORLANDO VALDEZ

Entrevista a VÍCTOR MARCELO CLEMENTI




¿Qué es para usted la poesía?

La poesía para mí es una entrevista al alma, una leve fotografía de nosotros mismos.

¿Podría usted contarnos un poco de su vida, de sus obras publicadas, sus premios, su actividad literaria?

Edité por cuenta propia la mayoría de mis poemas y prosas. No creo en los concursos, básicamente son para aprendices curiosos o con baja autoestima.

¿Cuándo empezó a escribir? ¿por qué?

Comencé a escribir a eso de los quince años, y no poesía. Recuerdo que mi primer ensayito fue titulado Analogías entre las leyes de la naturaleza y la psicología humana, luego lo tiré por espantoso. A eso de los 18 tomé conciencia sobre mi predilección hacia la poesía. Hasta entonces estaba dividido ente dedicarme a la poesía o a la filosofía. Por suerte cayó a mis manos El Tao y me resolvió la cosa.

¿Cómo definiría a su poesía?

La poesía, como el Tao no puede definirse más que con arbitrariedades.

¿Qué autores influyeron en su poética?

Influyeron Artaud, Dylan Thomas, Vallejo, Rimbaud y otros.

¿Cuál es el fin que le gustaría lograr con su poética?

La finalidad es otra presunción, la poesía no debe ser utilitaria.

¿Qué poema elegiría usted si tiene que optar por uno en especial? ¿Por qué?

Los Heraldos Negros de Vallejo, porque es perfecto.

¿Cómo ha cambiado su lenguaje poético a lo largo de los años?

El lenguaje es una combinación de datos y percepción, depende de cómo se los asimile y transfiera al poema.

¿Para usted se nace o se hace escritor?

Es bastante relativa la respuesta, supongo que hay mucho de terapia al escribir y expulsar emociones, aunque también existe un componente metafísico, excelso, sólo compatible con los verdaderos artistas.

¿Qué consejos le daría a un joven escritor/escritora que se inicia en este bello camino de la PALABRA?

Les diría que se dediquen a otra cosa, excepto que los vulnere el masoquismo.

¿Cómo ve usted actualmente la industria editorial?

La Editorial, como toda industria se basa en el lucro y no tanto en la calidad de quien expone.

Si tuviera que recomendar un libro de poesía, prosa, cuento, novela etc ¿Cuáles recomendaría?

En poesía Los Heraldos Negros. En prosa Pedro Páramo y en Novela Cien años de soledad.

¿Qué opina de las nuevas formas de difusión de la palabra, ya sea en páginas de Internet, foros literarios cibernéticos, revistas virtuales, ñusleter, blogs etc?

Son herramientas, ni buenas ni malas; a veces con calidad otras copadas con mercenarios de la verba.

Por último ¿Quiere usted agregar algo?

Agregaría no agregar más nada.



VÍCTOR MARCELO CLEMENTI

Tuesday, September 26, 2017

Entrevista a OFELIA PEREYRA

                      


¿Qué es para usted la poesía?

La poesía es un género literario con el cual el poeta expresa sus sentimientos, sus emociones ya sean verídicos o imaginarios. 

¿Podría usted contarnos  un poco de su vida, de sus obras publicadas, sus premios, su actividad literaria?

Desde muy niña soñaba con ser escritora y bailarina de danzas árabes. Solía tener seres imaginarios de los cuales decía que eran mis duendes.
A los doce años decidí que era la hora precisa para empezar a plasmar mis poemas en el papel. Mi tema favorito siempre fue el amor. También me gusta mucho escribir para los niños. Tengo diez libros publicados, los dos primeros con editorial y el resto es de mi propia edición. He recibido un tercer premio de la Editorial Embajada de Las Letras, un tercer premio del grupo Ronda Literaria por Juegos Florales. Fui parte de la conclusión de finalistas en un concurso de cuentos infantiles en México, donde fue publicado en distintos medios.
He creado en la Sociedad Argentina de Escritores, la primera Sociedad de Jóvenes Escritores la cual se titulaba SADE JOVEN. Lamentablemente no pudo prosperar. También he dirigido varios talleres literarios. Visito escuelas donde desarrollo juegos didácticos.

¿Cuándo empezó a escribir? ¿por qué?

Empecé a escribir a los doce años. Durante toda mi infancia vivía inventando pequeños poemas hasta que decidí que había llegado el momento de llevarlos al papel.

¿Cómo definiría a su poesía?

Mi poesía es netamente lírica y también muy erótica.

¿Qué autores influyeron en su poética?

Federico García Lorca, Góngora, Quevedo, Dante Alighieri, Borges, Bécquer.

¿Cuál es el fin que le gustaría lograr con su poética?

  Me gustaría que las personas aprendan a soñar, a volar, a pensar, a imaginar, a dibujar desde las pupilas este mundo maravilloso de la poesía.

¿Qué poema elegiría usted si tiene que optar por uno en especial? ¿Por qué?

Sin dudas mi poema favorito es “Un hombre desnudo” porque en él desnudo al hombre desde adentro hacia afuera y hago de su imagen un ser esencial y especial.

¿Cómo ha cambiado su lenguaje poético a lo largo de los años?

Indudablemente el lenguaje ha ido cambiando por el aprendizaje propio de las letras y por la experiencia que uno va adquiriendo con el estudio.

¿Para usted se nace o se hace escritor?

 Para mí, me atrevo  a decir que se nace ya con todas las letras que pujan por salir y de allí surge esa necesidad de expresión.

¿Qué consejos le daría a un joven escritor/escritora que se inicia en este bello camino de la PALABRA?

El mejor consejo: estudiar, estudiar, estudiar y estudiar. Debe ser como la necesidad de comer todos los días.

¿Cómo ve usted actualmente la industria editorial?

La industria editorial va en caída porque no contemplan la distribución de los libros que ellos mismos editan, no existe un lugar para el escritor-editor.

Si tuviera que recomendar un libro de poesía, prosa, cuento, novela etc ¿Cuáles recomendaría?

Poesía: Borges, Punzi, Pizarnik. Cuento: Borges, Silvina Bullrich, Marcos Aguinis. Novela: García Hamilton, Félix Luna, Aguinis,  las antiguas novelas de caballerías.

¿Qué opina de las nuevas formas de difusión de la palabra, ya sea en páginas de Internet, foros literarios cibernéticos, revistas virtuales, ñusleter,  blogs etc?

Afortunadamente, hoy existen muchas formas de difusión pero no todos tienen acceso a ellos. Muchas veces por desconocimiento y otras por no saber que existen esos sitios. 

Por último ¿Quiere usted agregar algo?

Los escritores deberíamos elevar nuestras voces para que se puedan escuchar no solamente en los salones privados donde se reúnen los propios escritores y el público no se entera de ello.


OFELIA PEREYRA

Friday, January 06, 2017

Entrevista a ISABEL LLORCA BOSCO


¿Qué es para usted la poesía?

En general, el uso de la lengua y la literatura desde la perspectiva de una estética, no superior a otras artes y oficios.
En mi vida, lo que me permite “desde antes de nacer” ser quien soy: lo íntimo, lo deseado, lo siniestro de la vida.

¿Podría usted contarnos  un poco de su vida, de sus obras publicadas, sus premios, su actividad literaria?

De chica, muchos premios por composiciones y por un concurso de cuento.
Mi padre me hizo un libro a mimeógrafo a los 11 años, que se llama Pimpollos y desencadenó que dos adultos me dedicaran poemas. Me publicaron en La Prensa un soneto a Góngora en 1996. Coordiné talleres literarios con mi marido, Agustín Romano. Hicimos juntos trabajos de obras narrativas. Obtuve el Primer premio nacional de poesía “Julio Arístides”, publicación del poema en la revista Ser en la cultura, fui finalista en el Primer concurso del círculo de Lomas, publicada en la antología. También publiqué en la antología Bardos y Desbordes. Fui finalista en editorial Honorarte, en el concurso centenario de la biblioteca de Martínez y en la editorial Las ruinas circulares La revista Francachela me publicó un poema y un cuento en Chile. Salvo la publicación online de poemas, no creo que haya más. He dado conferencias sobre las vanguardias en literatura y el año pasado sobre la poesía de Borges. Soy profesora en Letras por la Universidad Nacional de Buenos Aires y correctora de estilo.

¿Cuándo y por qué empezó a escribir?

Mi madre (como yo) no tenía oído para la música, aunque había estudiado piano e iba frecuentemente al Colón. Entonces no me cantaba de bebita sino que me recitaba poemas de Amado Nervo (A mí me gustan las tardes grises, / las melancólicas, las heladas, /en que las rosas tiemblan de frío, en que los cierzos gimiendo pasan.) y también de Rubén Darío. Después de enviudar escribió poesía y fue publicada en Elqui,  a los l00 años del nacimiento de Gabriela Mistral.  Antes de aprender a escribir, compuse poemas. Mi madre me separaba las estrofas y discutíamos cuando me quería corregir. En el colegio, hasta los l0 años sufrí el calvario de que no creyeran que los había hecho yo. Después, maestras y profesoras entendieron que, teniendo un tío que era un maravilloso poeta de la generación del ‘40 (que se mató a los treinta años, diez años antes de que yo naciera), no era raro que heredara el gusto por leer y escribir. Mucho después,  amigas se entusiasmaron. A los 14 años,  tuve la primera amiga con esta afinidad y a los quince influí en un grupo de compañeras y sentí la pasión por la docencia. Era una chica extraña, muy tímida, que no podía con los deportes ni las fiestas. En la Facultad se presentó la crisis entre seguir filosofía (en la que me había ido muy bien) o psicología, pero vi que servía más para las letras. Escribía un diario con algunos poemas pero ansiaba ser una buena trabajadora crítica.

 ¿Cómo definiría su poesía?

La conversión poética un poco barroca de algo vivido o deseado por mí, por otros o por personajes. A veces es erudita porque evoco otros espacios, las ciencias ocultas (por razones exclusivamente culturales) y las religiones, que me apasionan y trato de interpretar. La insistencia en considerar mi trabajo como mínimo (a pesar de ser lo único que sé hacer bien), es una reacción a los textos de aquella “niña prodigio”, que desapareció cuando entré a la facultad y cuando leí muchos otros trabajos poéticos. El blog enseña. Los amigos, enseñan.

¿Qué autores influyeron en su poética?

Pienso que todos los leídos. Desde cuentos para niños editados por Calleja en el ’20, los de Andersen no adaptados, la musicalidad de los contemporáneos, en verso, que, por cierto no eran poesía, y yo los memorizaba. García Lorca con su arte total, San Juan de la Cruz, los decadentistas, las corrientes de sonido e ingenio de Lope de Vega, Quevedo, Góngora, Calderón y poemas sagrados de autores menos conocidos, poetas argentinos del siglo XX. Literatura para chicos y para grandes, buena y mala. Más tarde, Alejandra Pizarnik, Olga Orozco, Roberto Juarroz, Carpentier, García Márquez. Vargas Llosa y, por encima de todo, Borges. Su pulido refinamiento y recatada complejidad,  en un poema bien leído, da una versión del universo. Haberlos estudiado mucho crean una presencia lejana que ilumina un poco mi poema o mi cuento por hacerse.

¿Qué fines quiere lograr con su poética?

Elaboro mi poética, que es complicada porque yo también lo soy, y hay que hacerse de un tiempo para entender algo. Uno de los juicios que más me gustaron fue el de un abogado, quien al leer el verso la dignidad del tormento se revela escribió que era una frase para pensar durante horas. Un nuevo poema ya cambia algo en el mundo. Y también su lectura.  Durante mis trabajos de parto recitaba a Miguel Hernández porque me hacía valiente y me ayudaba a sobrellevar el dolor.
Me importa que “los que saben” sean los que valoren mis escritos. Yo se los digo a todos y, me emociona cuando alguien que no está en esto da un sentido que no esperaba. Pero sé que hay un oficio de lector, largo y erudito. Para “inspirarse”, creo en el sentimiento y las vivencias siempre que no estén solos y se los sepa transformar. Quisiera la publicación en libro. El lector es una necesidad para el escritor. Pienso que mostrar lo que se escribe es valentía y modestia sincera. Espero seguir escribiendo que, en mi caso, es una forma placentera de cumplir un destino.

¿Qué poema elegiría usted si tiene que optar por uno en especial? ¿Por qué

De los escritos por mí elegiría Pérdidas porque gusta a unos y entristece a otros que toman la poesía literalmente. Pude expresar con la hipérbole (que es sincera en poesía) el horror por “la desaparición de los bienes terrenos”, tema medieval. Es surrealista, sus versos tienen sentido al encadenarse uno con el anterior y al mismo tiempo con el posterior, como quería  Enrique Molina. Y porque al hacer este poema me sentí feliz.
De los escritos por otros, elegiría el soneto de Francesco Petrarca a Laura que empieza: Bendito el año, el mes, el día amado /y la estación, la hora, el tiempo ido / y el país y el lugar donde he podido / ser por tan bellos ojos subyugado. Además de su belleza —que no ignora el sexo— y de ser la pre renacentista descripción del amor cortés, es grande su influencia sobre los extraordinarios sonetistas españoles y parece escrito ayer.

¿Cómo ha cambiado su lenguaje poético a lo largo de los años?

De chica escribía con metro regular y rima. Cosa que me sigue gustando, pues mi formación es clásica. Una vez consulté a Celina Sabor de Cortazar, mi profesora de literatura española del siglo de oro, a quien le envié varios sonetos y un poema  en verso libre…si hasta cuando dormía me heriste con tu sueño y ella me dijo que el último, que siguiera con el verso libre. Primero me cayó mal, después le hice caso y hoy se lo agradezco. Es más difícil, porque hay que inventarle hasta la música. Uno cambia su estilo según las lecturas, que son las únicas musas.

¿Para usted se nace o se hace escritor?

Hasta hace poco pensaba que se hace escritor, por mi pesada experiencia Ahora, con los estudios realizados en genética pienso que tal vez cuenten las aptitudes además del medio.

¿Qué consejos le daría a un joven escritor/escritora que se inicia en este bello camino de la PALABRA?

Que lea lentamente, degustando el texto. Que concurra a un taller con un coordinador muy preparado, que le dé libertad. Que no se guíe por la cantidad de admiradores sino por la inteligencia y cultura de los que lo leen. Que participe en concursos literarios, con paciencia.

¿Cómo ve usted actualmente la industria editorial?

En general, muy comercial y alejada de la poesía. No así otras, que se interesan pero son excesivamente caras. Otras realizan concursos para premiar con la edición y los finalistas publican una antología. Si el escritor no tiene dinero, no publica, y siempre parece novel. Conozco gente que cambió de género porque no se vendía poesía. De estas personas se puede esperar cualquier cosa.

 Si tuviera que recomendar un libro de poesía, prosa, cuento, novela etc. ¿Cuáles recomendaría?

Obras completas de Borges (lectura guiada por un especialista en este autor monumental) Textos en verso y prosa de Alejandra Pizarnik, Acerca de Roderer de Guillermo Martínez, cuentos de Abelardo Castillo y Julio Cortázar, Antígona y Edipo de Sófocles.

¿Qué opina de las nuevas formas de difusión de la palabra, ya sea en páginas de Internet, foros literarios cibernéticos, revistas virtuales, ñusleter,  blogs etc.?

Una maravilla para el que las use bien. Me gustaría que hubiera crítica y debates, pero no sé cómo. Es verdad que hay foros. En realidad, tendrían que ser análisis, pues aunque no he participado en ninguno, oí comentarios de la violencia y el capricho a los que se puede llegar. Tienen en contra la rapidez con la que leemos. Pero, con Internet, no hay lector en islas y se puede conocer lo que no se puede comprar. Una maravilla, como dije.

Por último ¿Quiere usted agregar algo?

La reelaboración del poema es un arte más que un oficio. Es necesaria, lo único que puede peligrar es la unidad del tono. Para escribir hay que tener inteligencia, oído, sensibilidad. Para reelaborar hay que tenerlo todo y no enamorarse de la primera versión. Esto hay que aprenderlo.  Mis talleres consisten (además del oficio de leer sin ingenuidad) en la corrección de los textos de cada uno en el sentido ya dicho y hecha por el mismo autor. Enseño a corregir, que es más bien reelaboración.


 ISABEL LLORCA BOSCO




































Tuesday, November 15, 2016

Entrevista a INÉS LEGARRETA

              
 
¿Qué es para usted la poesía?

Algo que se sostiene en el aire no se sabe por qué. El silencio pasando a través de las palabras. Lo que reverbera. 

¿Podría usted contarnos  un poco de su vida, de sus obras publicadas, sus premios, su actividad literaria?

Llegué a la poesía después de haber publicado siete libros de narrativa. El número 7 es cabalístico, no es cualquier número así que creo hice un camino necesario.
Tengo cuatro libros de cuentos: “En el bosque y otros cuentos”(1990), “Se segundo deseo” (1997), “La Dama habló y otras páginas” (2004), “La turbulencia del aire”(2012); dos nouvelles:”El abrazo que se va”(2008) y “Tristeza de verse lejos”( 2010) y un libro de relatos oníricos: “La imprecisa voz que me sueña” (2014).
Acaba de salir  mi primer libro de poemas: “La puntada invisible”, (septiembre 2016) en Ediciones en Danza.

Tengo la suerte de haber sido reconocida con importantes premios y distinciones de la Secretaría de Cultura de la Nación, de la Secretaría de Cultura del Gobierno de la Ciudad de Buenos Aires (ex Municipal), del Fondo Nacional de las Artes, de S.A.D.E; de A.D.E.A; por el Honorable Senado de la Provincia de Buenos Aires y por muchas y reconocidas instituciones nacionales, provinciales, regionales, públicas y privadas. También en concurso internacionales. Fui publicada en numerosas antologías, revistas literarias, diarios, etc. Algunos de mis textos han sido traducidos al inglés, alemán e italiano. 
Durante años coordiné talleres literarios, cafés y encuentros literarios, como por ejemplo, los “Encuentros de Narrativa” en la sede de Artistas Premiados Argentinos (junto a la escritora Irma Verolín) en Buenos Aires  además de co-dirigir (junto a Hernán Ronsino y otros escritores chivilcoyanos) durante siete años (otra vez el número cabalístico) la revista literaria “Fledermaus”.

¿Cuándo empezó a escribir? ¿por qué?

 Escribí desde siempre: una vez que aprendí las primeras letras mi primera forma de expresión parece haber sido la escrita, no la oral. Con esto quiero decir que cuando quería expresar o comunicar algo me era mucho más fácil y natural hacerlo escribiendo: una cartita, una nota o lo que fuera que dejaba por ahí o entregaba en mano, según las circunstancias. Fue así durante la infancia y la adolescencia: poemas, cuentos, relatos, un diario trasnochado, articulitos; pero en la juventud, al entrar al Profesorado de Literatura del “Joaquín V. González” ese flujo continuo se detuvo y, lamentablemente, se extendió por muchos años, más de quince años estuve sin escribir una letra. Puedo argüir razones de esto pero lo importante, lo verdaderamente dramático, es el parate total y absoluto de escritura que tuve y que no se revirtió hasta pasados mis treinta años, casada y con tres hijos. Entonces, cuando nada lo hacía preveer, la escritura se impuso sobre  la prohibición, sobre lo negado con la fuerza de algo que estalla. Por suerte. La escritura me salvó de la locura, del desorden, de la angustia.
 A partir de ese momento crucial, ya no dejé de escribir; asistí a  talleres de grandes maestros de la narrativa como Isidoro Blaisten,  Juan José Hernández y Santiago Kovadloff  al tiempo que empezaba a publicar y a recorrer “eso” que conocemos como camino literario.   

¿Cómo definiría a su poesía?

No lo he pensado.  Tengo –hasta ahora- un solo libro de poesía publicado: “La puntada invisible”.  Me parece que hay un centro y es la palabra latina Domus/i: o sea, la casa en su sentido más intimo y también en el más amplio y fundante: casa como origen, familia, patria.  Y lo eterno, los temas de todos: el amor, el tiempo, la muerte.

¿Qué autores influyeron en su poética?

Todos lo que leí y leo influyen sobre mí.  Tengo con la poesía una avidez adolescente: busco y leo poetas sin orden jerárquico, cronológico o espacial. Al mismo tiempo los clásicos españoles del siglo XVI que César Vallejo, Paul Eluard, Constantino Kavafis,  Joaquín Giannuzzi,  Jorge Luis Borges, Marosa di Giorgio, Wislawa  Szmborska,  Olga Orozco,  María Granata, Hugo Padeletti,  Susana Thénon, etc, etc.  

¿Cuál es el fin que le gustaría lograr con su poética?

No puedo responder esa pregunta. Me queda grande. 

¿Qué poema elegiría usted si tiene que optar por uno en especial? ¿Por qué?

¿Un sólo poema? Dificilísimo.

Quizás  “Y enseguida anochece” de Quasimodo. Sí. Es incomparable.

Cada uno está solo sobre el corazón de la tierra
traspasado por un rayo de sol
y enseguida anoche. 

¿Cómo ha cambiado su lenguaje poético a lo largo de los años?

No ha cambiado. Apenas se inicia. Otra cosa era la narrativa. El aliento poético que, sin duda, estuvo siempre presente en lo que escribí, ahora se  potencia, se expande y se complejiza al abordar de lleno el género.  Estoy a la expectativa, estoy a disposición de. 

¿Para usted se nace o se hace escritor?

Se nace. Pero se puede y se debe potenciar, profundizar y explorar lo que ello significa a través del trabajo consecuente con la palabra y el lenguaje. 

¿Qué consejos le daría a un joven escritor/escritora que se inicia en este bello camino de la PALABRA?

Que lea y que escriba. Que escriba y que lea. Que escuche a los Maestros. Que haga su camino.

¿Cómo ve usted actualmente la industria editorial?

Mercado es la palabra con la que hoy se define la gran industria editorial: grandes corporaciones mediáticas dominantes que imponen sus productos.  Más allá de que algunos productos pueden ser buenos, o muy buenos, o excelentes, tal el caso de algunos Nobeles. 
En Argentina, no sé en otros países, se da el caso del surgimiento de muchas editoriales independientes pequeñas y medianas en donde la mayoría de los escritores narradores y poetas que no tenemos la suerte de entrar en el gran circuito, editamos.  Se genera así una especie de submundo literario a contramano de la vidriera que no deja de tener su valor e importancia. Yo celebro que sea así: somos barquitos de papel lanzados al mar.

Si tuviera que recomendar un libro de poesía, prosa, cuento, novela etc ¿Cuáles recomendaría?

Borges. La obra completa de Borges.
“Pedro Páramo” y “El llano en llamas”, de Rulfo.
“El amante” y “El amante de la China del Norte” de Marguerite Duras.
“Don Quijote de la Mancha” de Cervantes.
Los sonetos de Quevedo.
“Cartas a un joven poeta” de Rainer M. Rilke.
Los poemas de Wislawa Szymborska. 

¿Qué opina de las nuevas formas de difusión de la palabra, ya sea en páginas de Internet, foros literarios cibernéticos, revistas virtuales, ñusleter,  blogs etc?

Que son formas de difusión y comunicación eficaces porque  en muchos casos suplantan el retaceado artículo en algún diario de circulación masiva… y favorecen el intercambio entre pares, entre obras, entre opiniones.  Hay un circuito de blogs y revistas virtuales muy interesante. 

Por último ¿Quiere usted agregar algo?

Sí. Darte las gracias, querido Gustavo Tisocco, por tu generosidad. Que me hayas incorporado a tu blog “Mis poetas contemporánesos2” me llena de orgullo y alegría.


INÉS LEGARRETA

Friday, October 28, 2016

Entrevista a MARÍA SILVIA PASCHETTA

                     


¿Qué es para usted la poesía?

La poesía como escritura propia es la forma de poner fuera del cuerpo el desborde de belleza, dolor, emoción, maravilla, que, de otro modo, si no lo sacáramos, nos asfixiaría, nos quebraría el alma.
Como lectura, es entrar un poco en la maravilla de un/a otrx que padece de esos mismos desbordes.
Como vivencia, es la propia vida con todos sus matices.
Como literatura, una búsqueda permanente de expresarnos con arte.

¿Podría usted contarnos  un poco de su vida, de sus obras publicadas, sus premios, su actividad literaria?

Nací el 18 de octubre de 1953 en Patagones y me crié en San Antonio Oeste, Río Negro.  Mi padre era maquinista ferroviario en la Línea Sur, y mi madre, maestra. Una infancia humilde y tranquila, con dos hermanxs (soy la del medio), en un pueblo rodeado de mar y bastante aislado, sin televisión y casi sin caminos transitables, sólo el tren. A mis 19 me casé por primera vez, y viví en varias partes, incluso tres años en Venezuela donde nació la segunda de mis hijas (tengo dos hijas y dos hijos). En 1978 me instalé en Córdoba Capital y desde 2003 vivo en Villa de Soto, en el Noroeste cordobés. Escribo cuentos, poesías y trabajos científicos. Soy narrautora, y fui miembro estable del grupo “El Caldero de los Cuenteros” de Córdoba los quince años de su existencia, publicando en las cuatro antologías del grupo. Edité además “Una Ceniza Apenas de Naranjos”, poemas (1999) y “Más Cerca de la Sangre que de la Tinta, cuentos, (2000, ambos agotados), "Cuentos Mágicos y Tiernos" y "Cuentos de Amor y Algunos Erotismos", estos dos en forma de artesanal, como librobjetos, en el marco del Trueque de Córdoba (años 2001/02), y más recientemente,  "De Trenes y Ciudadelas", poemas (2011) y "A Soto Vocces" (poesía y narrativa, 2016) . He recibido menciones y premios por poesía y cuento a nivel nacional e internacional, y he sido publicada en numerosas Antologías de poesía, así como en varias páginas de internet, como "mispoetascontemporaneos". Soy autora de la letra de más de sesenta canciones con músicos varios, y de cinco con música propia. Actualmente, incursiono en pintura. Tengo cuatro hijxs y cuatro nietxs y uno por llegar (hasta ahora). Soy, además, Psicóloga y Criminóloga. Aún creo en el amor.

¿Cuándo empezó a escribir? ¿por qué?

Muy tempranamente, y muy en secreto, porque necesitaba poner fuera de mí eso que no comprendía, y porque no pude evitarlo, aunque intenté no escribir durante mucho tiempo.

¿Cómo definiría a su poesía?

Simple, coloquial, despareja, variable, militante, zonza, ideológica… como yo misma, multipolar.

¿Qué autores influyeron en su poética?

Machado, Almafuerte, Lorca, en la infancia y adolescencia. Benedetti, sin dudas. María Elena Walsh, César Vargas, Gioconda Belli… sin lograr jamás el nivel de ningunx de ellxs, obvio!

¿Cuál es el fin que le gustaría lograr con su poética?

¿Comunicarme? ¿Darle a quien no la tiene las palabras que a mí me salen casi sin esfuerzo? ¿Ver en un/a otrx mi propia emoción? En realidá, no sé si tengo algún "fin" definido…

¿Qué poema elegiría usted si tiene que optar por uno en especial? ¿Por qué?

De Almafuerte, el "No te des por vencido", porque me ha servido para seguir en momentos muy duros de mi vida.
De Ma. Elena Walsh, "Eva", porque me dio una mirada capaz de completitud sobre lo polémico y contradictorio.
De Benedetti, "Porqué cantamos", porque el grito no es bastante, porque el aire huele a primavera y porque en cada niñx, en cada fruto, cada pregunta tiene su respuesta.

¿Cómo ha cambiado su lenguaje poético a lo largo de los años?

Creo que se ha depurado, no sé, un poco más de austeridad y mesura tal vez, con búsqueda de la síntesis.

¿Para usted se nace o se hace escritor?

Hay una facilidá innata para la palabra, y una hipersensibilidá emocional de origen, necesariamente. Pero eso es sólo la base, luego hay que honrar el don, trabajar la palabra, continuar la búsqueda, "hacerse" desde la propia exigencia y con la valoración de la mirada de los otros.

¿Qué consejos le daría a un joven escritor/escritora que se inicia en este bello camino de la PALABRA?

El de siempre: LEER mucho. Y luego, intentar no imitar o repetir lo que ya fue hecho, especialmente si fue hecho con maestría. Buscar el propio idioma, pero conociendo bien tanto la ortografía como la gramática y la sintaxis, para que pueda haber transgresión, innovación, pero no errores por ignorancia.

¿Cómo ve usted actualmente la industria editorial?

Inalcanzable pa lxs pequeñxs escritores sin medios económicos, o lxs que vivimos alejadxs de los centros.

Si tuviera que recomendar un libro de poesía, prosa, cuento, novela etc ¿Cuáles recomendaría?

Difícil pregunta en cuanto a la poesía! Yo amo a Benedetti, pero actualmente hay muchos muy hondos, y depende de la sensibilidá de cada quien. César Vargas, Hugo Rivella, Gioconda Belli, Gustavo Tisocco, Anamaria Mayol, Griselda Ruffo… todxs tan diferentes entre sí, todxs tan hondos. Y soy muy injusta con tantxs otrxs valiosxs.
Cuentos, sin duda, todo Galeano.
Novelas, J.R.R.Tolkien, en su "El Señor de los Anillos" especialmente, pero también El Sillmarilliön.

¿Qué opina de las nuevas formas de difusión de la palabra, ya sea en páginas de Internet, foros literarios cibernéticos, revistas virtuales, ñusleter,  blogs etc?

Me parece fantástico, porque pone al alcance de muchxs más tanto el publicar como el leer. Y me gusta la gratuidad del tema.

Por último ¿Quiere usted agregar algo?

El gran Charlie nuestro dijo "Yo sólo tengo esta pobre antena que me transmite lo que decir". Yo creo que cada uno tiene su antena, su don, diferente en cada quien, y que es importante HONRAR el don, trabajarlo con respeto, porque no nos pertenece, nos ha sido dado, no lo hemos pedido ni merecido, es para el/la otrx. Y a su vez cada otrx tiene lo que me falta a mí, así nos complementamos y enriquecemos.

Gracias.

MARÍA SILVIA PASCHETTA

Thursday, October 20, 2016

Entrevista a JAVIER A. SALEH


¿Qué es para usted la poesía?

Si la poesía es todo, nada es poesía. No hay poesía sin poetas. Decir con lo indecible e indecir con lo decible, simultáneamente. Posicionado ahí. La característica de la poesía es no ser. No es Clarín ni Página 12, ni un panfleto del Partido Obrero, no es un prospecto de Clonazepan, ni es un manual del usuario para instalar Windows. Por algo los que hacemos talleres le ponemos: de Poesía, de Escritura, Literario, o Creativo. No ponemos Taller de Música o de Pintura o de Tarot. 
 Sabiendo que puede estar lo musical, lo pictórico en cualquier acción poética así como está lo poético en el cine. Por eso generalmente los directores de cine hacen películas, no libros. Hablo de la poesía escrita. Lo demás (eso de que la poesía está en todos lados), es cuestión de cambiar el sustantivo y listo. También la filosofía está en todos lados, la pintura, y la música y el agua. Absoluto, vade retro.

¿Podría usted contarnos  un poco de su vida, de sus obras publicadas, sus premios, su actividad literaria?

Nací en Boedo (una idea que insiste). Soy motociclista. Recorrí en moto (solo) toda la república Argentina, Uruguay, sur de Brasil, toda Bolivia, Chile de taco a punta y en el 2013 cumplí lo que parecía mi máximo sueño : Cuzco (Perú) en mi Kawasaki Ltd 454. Aunque todavía sigo llegando de mi Meca motociclística: mi flamante viaje a Ecuador (Quito) en moto en el 2015. Nada más surrealista que cumplir sueños. 
Con el grupo de poetas “los 12 Griegos” fundamos el Taller de Poesía Autogestionado “La Mesa Cuadrada” y desde 2002 al 2006 nos apropiamos de gestionar la poesía en diferentes casas, gratuita y horizontalmente. 
Fui uno de los fundadores de La Hernia de Sísifo, grupo multiartístico de 12 integrantes que en forma gratuita desde el 2009 recorrió el país durante 5 años haciendo encuentros poéticos donde la música en vivo, la poesía, el periodismo, el teatro y el cine se interceptaban en un formato de Radio Abierta. 
En el 2013 inicié el proyecto de Taller de Radio “Tres Coma Catorce” en escuelas Rurales. Ahora también en el barrio de Liniers, CABA, donde en el 2014 inauguré el Taller de Escritura “La Cesárea”. 
En el 2014 participé como director y guionista del Documental “La Nuestredad, historia de una montaña”. También mis poesías relataron las intro de toda la Serie Documental “De Glew a Paso del Rey”. Fui guionista para la Productora Uramielo en los cortometrajes “La Tela es Violencia” y “Herodes No”. 
Fui invitado como relator y guionista del proyecto musical “Hilito de Agua, 3000kms de historias” próximo a editarse. 
Por ahora he expuesto un sólo libro: Sujeto sobre uno avos (2016). Tengo otros tres inéditos que no tienen el más mínimo apuro. 
Estudié Ingeniería Mecánica y Filosofía. Doy clases de Física, Análisis Matemático y Dibujo Técnico en Escuelas Secundarias.

¿Cuándo empezó a escribir? ¿por qué?

Sólo puedo/quiero escribir pensando que cada vez que escribo estoy empezando a escribir. Pero para los fanáticos de la primera vez primera, y entendiendo que escritura no es sólo un lápiz y un papel, cuando tenía 7 u 8 años imaginé en mi cerebro, lo que sería no existir, morirse sin ver la película desde una nube, nada, la nada misma, no estar. La experiencia fue angustiante. Pero fue el primer escalón para ponerme de pie en la poesía. Escribo porque la muerte. Pero también porque la poesía.

¿Cómo definiría a su poesía?

Como una definición indefiniéndose una y otra vez. Desde la ironía, el juego (jugado seriamente), la paradoja, la dureza, la violencia del sentido y sobre el sentido. Fundamentalmente, lo artesanal de la cosa. El caos artesanal del caos.

¿Qué autores influyeron en su poética?

Cuánto influencia el pedazo de tierra después de quedar sólo las pepitas de oro (lo que uno cree oro para uno, lo que uno transforma en su oro personal o en su tierra personal)  en el tamiz? Todo y nada. Y sin embargo esas montañas seguirán montañas. La influencia es siempre a ganas de escribir, no tanto al cómo o al qué. Leo poesía todo el tiempo, todo lo que me llega en mano o de mi búsqueda de nuevas voces poéticas ya sea en ciclos o en internet, todo lo que leo termina siendo el vértigo necesario desde donde uno decide pararse a la hora de escribir o armar un corpus poético. Soy un apasionado de la filosofía universal, trato de ver una película por día o un capítulo de alguna serie (uso mucho el cine en mis talleres de escritura) y por supuesto el jazz siempre el jazz me lleva a buscar la atonalidad también en la escritura. Mis talleristas me influencian todos los días. 

¿Cuál es el fin que le gustaría lograr con su poética?

A la hora de escribir. No hay nada por delante. Salvo escritura. Ni un “la poesía es el otro”  ni un libro editado como finalidad. Mi poética debe generarme “sólo” ganas de escribir. Editar no tiene nada que ver con lo poético. Es otra instancia artística que como un juego, como un desafío, me desafío. Pero no es el faro de nada. Y así como siento así, también me pasa que después de la escritura, una vez terminado ese proceso poético, ahí sí, está el abrazo con el otro, con ese otro elegido y que nos elige para compartir e intercambiar códigos, complicidades, las ganas de juntarnos a detectar cómo funcionan los dispositivos poéticos,  las devoluciones desinteresadas, el boca en boca, el hombro en hombro. Los mapas de un viento determinado.

¿Qué poema elegiría usted si tiene que optar por uno en especial? ¿Por qué?

Lo mismo que las influencias. No tengo un poema de otro poeta que elegiría como especial. Nombrar es fascista. Sobre todo cuando la lista es larga. Hay infinidad de poemas y de poéticas que me resultan del carajo. Esa sensación de incomodidad que sentís en el estómago. Ahí está mi parámetro, en el estómago, y no estoy hablando de mariposas. Pero me parece que lo que debería marcar a un poeta es la capacidad de discernir sobre un poema malo de un poeta que admira. Como un aprendizaje de autocorrección.

¿Cómo ha cambiado su lenguaje poético a lo largo de los años?

El arte en el que creo no tiene evolución. No tiene moral. Obviamente me refiero a una vez construida la biblioteca personal, cierta historicidad de lo hecho en poesía, sabidos. Partimos de un idioma que no elegimos ni creamos, de una sintaxis oficial que no inventamos y sin embargo la creatividad sigue existiendo a pesar de no ser nunca un cero absoluto desde donde navegar. La originalidad no me interesa, nada nunca fue original. Me interesa la autenticidad. La genuinidad. Y en ese sentido espero que mi lenguaje poético no haya tenido cambios. Lo que sí cambian son las herramientas, los decires y las indecibilidades, los qué y los cómo. Pero “cambian” no es la palabra. Se alternan y a veces se simultanean. No tengo una moral sobre cómo escribir. Sí, sobre cómo no.

¿Para usted se nace o se hace escritor?

Se hace o se nace asesino?  No creo que nadie nazca para nada, nace el obrero para morir obrero? No creo que haya un cromosoma x para ser poeta. O asesino. Si por nacer se entiende el entorno, padres intelectuales, ponele, con eso nunca alcanza y con sólo desear serlo tampoco, a veces no hay talento (y válido para cualquier otra cosa, incluso con sólo desear no serlo, tampoco alcanza). Pero también sé que la NBA tuvo 23 jugadores que midieron menos de 1,75 metros. Porque si hablo de talento hablo de que cuando uno tiene cáncer va a un médico y no a un vecino que cura las ojeras, y si se rompe el sistema eléctrico se llama a un electricista preferentemente matriculado y no a un mero encintador de cables. Y no estoy hablando de títulos que avalen. A veces el talento tapa el deseo de esforzarse. Desconfío del talento. Mejor dicho, creo en el talento de la búsqueda, de lo artesano, de la experimentación. Hablo del talento del cirujano que si corta mal, alguien se le muere. Hablo de la construcción del talento. Y que si yo hacho madera para hacer asado no es que ya soy carpintero. Hay más ganas de ser poeta, de decir que se es poeta (sobre todo gracias a feisbuc) que de escribir poesía. El tema de que nuestra materia prima sea la misma (a priori, muy a priori) que la que usamos para comunicarnos (como si pudiéramos) oralmente o por feisbuc puede llevar a confusión. El otro día hice una tortilla y eso no me convierte en chef. Saber escribir no es lo mismo que ser escritor. Para jugar al fútbol no alcanza con ser crack, requiere estado físico, concentración, equilibrar el estado anímico y mucho entrenamiento con y sin pelota. Lo mismo.

¿Qué consejos le daría a un joven escritor/escritora que se inicia en este bello camino de la PALABRA?

En realidad ninguno. Creo en el autodidactismo. Pero si tuviera un revólver en la cabeza le daría cuatro consejos: Leer.

¿Cómo ve usted actualmente la industria editorial?

Una cosa es la poética de un autor, su escritura, y otra muy distinta y lejana es la industria editorial. Si bien hay movidas interesantes (de buena cepa) encasilladas en lo editorial independiente, ya la palabra industria me remite a lo peor del capitalismo. Y este otro lenguaje que es la poesía no puede nunca (sí que puede, quise decir no debería) asociarse al sistema. No para hacerle daño al sistema (ya que la poesía no creo que le haya movido nunca un pelo al imperio dominante) sino para que el sistema no le haga daño a ella, o le quite esa libertad que es su esencia. El arte siempre fuera del Estado. Una poesía gestionada por poetas sin Ministerio de Cultura sin nada sin Monsanto o Techint. Autogestión o autogestión. Edición de autor, preferentemente, o por editores poetas. No necesitamos más que juntarnos. Esa asamblea que propone siempre Szpunberg pero que nadie escucha.

Si tuviera que recomendar un libro de poesía, prosa, cuento, novela etc ¿Cuáles recomendaría?

Sería muy injusto con mi biblioteca. Y ella no se lo merece. Prefiero ser injusto con tu pregunta.

¿Qué opina de las nuevas formas de difusión de la palabra, ya sea en páginas de Internet, foros literarios cibernéticos, revistas virtuales, ñusleter,  blogs etc?

Creo que nos unió a poetas que en otros tiempos hubiera sido impensado juntarnos. O conocer poéticas a la que jamás hubiéramos tenido acceso si no fuera por la existencia de internet y sus famosos pdfs. Con el colectivo de La Hernia de Sísifo del cual formé parte, ha sido muy fructífero a nivel publicidad y contactos con el resto del país, máxime que La Hernia se hacía siempre en un punto distinto de la Argentina, cada mes yendo al lugar de origen del poeta invitado.  Por otro lado tanto en un blog como en un muro de feisbuc, una foto al lado de Gelman o Bellesi no hace al poeta. Ni siquiera un afiche de poeta invitado hace al poeta ni la presencia en tal o cual festival ni aunque sea el más internacional del mundo. Su poética lo hace. O no. Y contra eso no hay con qué.

Por último ¿Quiere usted agregar algo?

Tu laburo desinteresado aporta tanto a la poesía!



JAVIER A. SALEH